viernes, diciembre 25, 2015

La comida de los idiotas

La cocina y la comida, cocinar, comer... con naturalidad, con sencillez...no? 

Yo, que no me he criado en una granja ni en la despensa de un hotel, no dejaría que la afición o la glotonería se adueñaran de mi vida, de mi economía, de mi tiempo, de mi agenda de pensamiento y de mi voluntad...
La gente que habla mucho de comida, de lo que piensa comer y cocinar me da un poco de asquito, como Julio Iglesias cuando habla de todas las mujeres con las que se ha acostado..
¿No os parece ridícula y grotesca esta fiebre culinaria en que vivimos? 
Yo la encuentro un disparate: la furia gourmet me parece hortera, de pobre, pero mucho, como de los pueblos donde se pasaba hambre tradicionalmente y de repente se mataba un cerdo...
¡Tragones!
Es primitivo pensar tanto en el yantar, qué queréis que os diga...
Y mirad, es de mal gusto, incoherente, insolidario, que en la televisión hayan proliferado tantos programas de cocineros y de comida en estos años donde la gente se supone que lo ha pasado mal precisamente para comer...
Hacedme caso...detrás de alguien que se autodenomina foodie...igual que tras la puerta de un lugar donde dice gastrobar, sólo puede encontrarse lo peor...Un tema muy turbio, este.
PD. Que conste, que no estoy diciendo que la gastronomía no pueda ser un Arte, que sí que puede. Que he comido alguna vez en algún sitio, de platos tan sofisticados que uno se debía a su experiencia en silencio, con el mayor de los placeres que eran intelectuales, más que alimentarios..y el mayor de los respetos...por supuesto..

No hay comentarios: