viernes, diciembre 25, 2015

Feiguapos & Guapifeos

Hay gente tan guapa que es incómoda de mirar, como los feos ¿sabéis a qué me refiero? 
Recuerdo que en Ogilvy & Mather, tenía una compañera guapísima, guapérrima, como una muñeca, como un cartel de una película de cine de los 70, retocado y perfeccionado...sin embargo, bajo mi opinión retorcida, por supuesto, no era atractiva, porque su belleza no dejaba ningún cabo suelto. 
Me explico, esa preciosidad formal no proyectaba ningún asomo de duda, de cambio, de transformación, de inquietud, no producía la menor curiosidad...Era tan regular y previsible...que claro, no dejaba absolutamente nada por hacer al receptor, que se reprochaba incrédulo ¿por qué no me fascina? ¿Por qué no me enamora?
jajajjaja recuerdo que en las reuniones con ella, no me podía concentrar, enfrascada en la asimetría de mis pensamientos, que no comprendían por qué no me acababa de gustar..a mí, que soy sensible hasta la médula...
Era como una caja cerrada que no apetecía lo más mínimo abrir. Bonita, demasiado bonita, en la acepción de bonita que puede tener por ejemplo Elcorte Inglés. Bonita como un vestido de comunión, como una casa amueblada por un decorador...como los niños bien educados...
Entendedme, no digo que haya que ser fea para ser ingeniera, ni que sea necesario ser gorda para ser buena y real...¡Majaderías! 
Mujeres del mundo y hombres por supuesto...
No es necesario ser guapo para ser irresistiblemente atractivo, ni es necesario ser delgado para ser guapo, ni tampoco es necesario ser atractivo para ser feliz..aunque a mi las personas felices me atraen irresistiblemente...

No hay comentarios: