martes, agosto 04, 2015

Liberté, égalité, fraternité

¿Quieres sortear la ruptura veraniega?, ¡ese clásico de la iconografía estival! Estos son mis mejores consejos y más sinceros parabienes como mujer culta, analítica, amante de la verdad y experta que soy en todo lo relativo al desastre amoroso.


Para salir pimpante de las vacaciones la pareja debe aplicarse los mismos principios que los revolucionarios en la Francia de 1789: ¡Libertad, Igualdad y fraternidad! 

1. Redimensiona tu romanticismo, querida: ellos rara vez cumplen las soñadoras expectativas femeninas. Hazte un favor y deja de imaginar a tu pareja corriendo por la playa con una rosa en la boca.

2. Ceder, como si no hubiera un mañana: Muchas veces el conflicto viene de las cientos de maravillosas posibilidades que da el tiempo libre. En este caso, la generosidad es vital. 

3. Asertividad: Hay que ceder, pero hay que saber también decir que no, explicar nuestra postura cuando no estamos de acuerdo y nuestras necesidades cuando creemos que no están siendo representadas. Y todo ello en perfecta calma y sin ofender, sexis... ¡Y GUAPOS!…La asertividad es un arte…y el amor…no digamos..

4. Equidad: Estamos de vacaciones, pero la ropa se sigue ensuciando y los platos se usan a diario. Incluso si uno va de Hotel, hay tareas inevitables que realizar, por no hablar de los niños…El consejo es el siguiente: para el “perezoso” de la pareja, que recuerde que las vacaciones son para ambos. Para la hormiguita de la pareja: ¡Relájate maldita! Las vacaciones son para disfrutar y no para contar los platos que hay en el fregadero.

5. No con mis hijos: Los amamos, daríamos por ellos nuestra vida, pero ¿conocéis una canguro dulce y cariñosa? Es importante pasar tiempo sin ellos, una cena…un almuerzo de vez en cuando, una copa de vino o 3… Deja que los malcríen los abuelos. Los querrás incluso más, encontrarás la vida más hermosa y a tu pareja más atractiva…

6. Hablar pero sin neurotizar: El verano es la mejor época para hablar pero sin pasarse…todo con moderación que para eso están las series.. Yo prefiero no hablar mucho ni conmigo misma, no vaya a ser que se vicie la relación más importante y duradera que mantengo. Cuidado con la neurosis, ese virus emocional que se apodera de nosotros cuando nos sobra el tiempo…

7. Tiempo libre: Aunque paséis parte del día juntos, recuerda que hasta Romeo y Julieta tenían momentos en los que deseaban estar a solas.

8. Con la familia política, mínima exposición: El casado casa quiere, dice la sabiduría popular. Lo sano son las visitas breves y corteses.. en la medida en la que pases días y días con ellos podrán surgir desavenencias donde uno de los 2 saldrá fácilmente herido… ¡Delicadeza máxima, diplomacia y PROFILAXIS! 

9. Miente como un bellaco o bellaca: La verdad filosóficamente es muy estética pero en la práctica, una VERDADERA bomba o un arma blanca. Acostúmbrate a decir cosas bonitas a tu pareja, un cumplido a su nuevo traje de baño o un “cuanto me gusta como conduces”_aunque te encomiendes a Santa María cada vez que montáis en el coche…La mentira es salud y paz ¡La mentira es amor!. Si no quieres mentir, al menos no digas siempre la verdad.

10. Valora lo que tienes: Sé consciente de que estás en el lugar que has elegido con la persona que has elegido y disfruta sin límites el tiempo que dure, es un momento: ¡sencillamente perfecto!

11. Conecta con el Ahora: Desconecta los gadgets o al menos no te los lleves a la cena romántica, el pasado no volverá y el futuro no existe. 

12. Sexo luego existo: Sí, sabemos que no es lo mismo llevar 6 días que 6 años juntos, sabemos que el sexo requiere un esfuerzo físico y hasta intelectual y que uno a veces está falto de energía y que hace calor..…¡No seas vago o lo lamentarás! Si no hay sexo no es pareja….y para ello, como para todo lo bueno, hay que ser disciplinado. Luego…es como salir del gimnasio ¡qué bien sienta!

13. Desdramatizar: Esto lo aplicaremos durante todo el año, no les des demasiada importancia a las cosas, relativizar, contemporizar, tener sentido del humor…todos son sinónimos de una vida en pareja feliz, y de una vida sin pareja feliz y de una muerte feliz.

14. Realismo: Si has puesto en práctica estos consejos con diligencia y sinceridad y la cosa no funciona: ¡no funciona! Y más vale una ruptura a tiempo que cien veranos fallidos…. Que sí, que además las rupturas veraniegas son fabulosas...y también muy oportunas para hacer grandes viajes con amigos o en soledad si se es un poco místico...