miércoles, junio 24, 2015

The Daily Psico

Os preocupa la política, la economía, os irrita el humor, la frivolidad y la falta de humor y frivolidad, os espantan los desahucios, la corrupción, el machismo, os aterra la desigualdad, la injusticia, el hambre y la gordura, la violencia psicológica, física y el maltrato animal. 

Pero, queridos, todos estos horrores no existirían si no existiera el padre de todos los defectos sociales e intelectuales: la DESCONSIDERACIÓN.

La desconsideración es el egoísmo barato, la destrucción de la empatía, una vileza tan tonta, que es casi inteligente en su maldad. Es el que rompe una botella de cerveza en la playa y deja los trozos esparcidos sobre la arena, el que se abalanza sobre el trozo más grande de la tarta, el impuntual, el INFORMAL. 

La desconsideración, es el pecado común al asesino consciente y al que lo es por negligencia, porque a ambos les importan un pimiento sus semejantes. Se visibiliza en las grandes tragedias y en los más pequeños hechos cotidianos, lo decía mi querido Schopenhauer: “Atentos a los detalles sin importancia, donde el mezquino inevitablemente baja la guardia..”. 

El desconsiderado ocupa su mente sólo en despejar el propio camino de obstáculos, sean animales, cosas o personas. Vive sólo para sí, el otro no cuenta, el otro no vale, el otro NO EXISTE, amiguitos.

No hay comentarios: