domingo, noviembre 23, 2014

Todos los hombres de la Presidenta

Por favor, imaginad que Pablo Iglesias fuera una mujer…en un país como este, donde quien más quien menos es tonto, donde la mujer decapita a la mujer sin darse cuenta… ¿Qué os parece más dañino, el machismo nazi o el machismo del tarugo? A mí el segundo...

¿Cuán gorda o delgada debería estar la presidenta española para no ser el centro de todas las iras…? ¿Cuánto de guapa y cuánto de fea? ¿Cómo vestirá para no ser masacrada? Presidenta, mejor no tengas cuerpo, sé etérea. (No me extraña que Letizia minimice su corporeidad día a día…)

Soy perfeccionista y en casi todos los aspectos de la vida me cuesta delegar…y esta constante me ha llevado, por ejemplo, a crear mi propia empresa…GLOBE, la mejor consultora de PR de este país. Soy exigente, ya me conocéis, e incapaz de ir a la peluquería, intento que mis seres queridos tampoco pasen por semejante trance desde que acepté que el gusto de estos conversadores y empáticos profesionales y el mío están en las antípodas. 

Esta semana fui objeto…o mejor “personaje” (así lo llamaba el equipo de MUJER HOY) de un photo-shooting. Tras maquillarme y peinarme un profesional, el espejo me devolvió una imagen tan distinta de mi gusto que creí que estaba loca…como de moderna pepera, como de católica liberal, como de concejala del PSOE de Logroño, como de idiota. Y es que la estética lo dice todo de la cultura y los valores, de la inteligencia, y de la ética. “No me canso de parafrasear a Wilde: “Sólo los superficiales no juzgan por las apariencias”.

Me cuesta delegar, por eso no comprendo_aunque respeto_ la figura de la salus, esa mercenaria que se ocupa de tu bebé, estando tu sana y de baja por maternidad. Mis hijos nunca han sido atendidos por nadie que no sea su madre durante la noche porque no hubiera confiado a mi cachorro recién nacido en una desconocida y menos me hubiera privado del mamífero placer de observarlo durante sus primeros días en el mundo, dándole la bienvenida con mi presencia inquebrantable, transmitiéndole que procuraría estar a su lado, mientras no me lo impidiera fuerza mayor.

¡Me cuesta delegar! ¡Soy exigente! Soy mi propia jefa, decido lo que va a ser de mí en todo momento, empezando por el peinado…y en política queridos amigos, no es distinto…

No voy a hacer un repaso de por qué pasó el tiempo del PP, PSOE, de IU… de los verdes. Tampoco me parece sensato delegar nuestro destino en PODEMOS, por muy aburrido que esté uno, y aunque me encanta de Pablo Iglesias, que pese a su perilla_que como toda perilla esconde lo peor_ ha demostrado que es posible oponer resistencia …. 

Lo que necesitamos urgentemente es una lideresa lúcida, valiente, inteligente, culta, enérgica y guapa, una diligente madre, dulce y mamífera, leal ¡Necesitamos una presidenta como yo! ¿Dónde estás presidenta de España? ¿Cuántos años tendremos que esperarte?

La Presidenta de España tendrá que estar loca, pero desarrollar un programa consistente, tendrá que reírse de todos a hurtadillas y coserse la sombra como Peter pan para que no se marche. La presidenta tendrá ternura pero las uñas bien afiladas, será suave pero tendrá la piel dura como una bestia… Será sincera y honesta para poder engañaros a todos...