lunes, octubre 06, 2014

La solución final


 
No saben lo que me he aburrido escribiendo esto…pero debía hacerlo. Como saben, esta semana el #Circulodeempresarios quedó abollado tras sentarse encima y cagarse en él su presidenta.

Conozco mujeres estúpidas. Podría decir que entre mis amigas hay un nutrido grupo de estúpidas y que verlas me hace sentir bien de alguna forma personal en cada uno de los casos. Y digo esto porque tengo comprobado que la mujer más estúpida de la tierra_tipo Mónica Oriol_puede ser enormemente eficaz, constructiva y hasta encantadora cuando se lo propone.

La igualdad de la mujer hoy es un tópico_un coñazo, vamos, tedioso hasta de pensar y esa es justamente una de las causas por las que no se defiende convenientemente y por las que se nos cuelan ideas y comentarios inaceptables por toda partes. Y por eso escribo esto machaconamente, a riesgo de cansarles a todos.

La semana pasada asistí a los premios FEDEPE a las mujeres empresarias y fue un rollo macabeo, una reunión muy masculina, muy #MonicaOriol, en un lugar masculino también, institucionalidad ramplona programada con poca pasión y aun menos presupuesto…¡Qué pesaditas! ¡Qué enorme falta de Swing, hijas!

Y es que arrastramos un complejo profesional y estético de ser mujer en todo lo relacionado con la ciencia, la empresa y el desarrollo donde todo lo intelectual tiene que ser formalmente masculino… ¡Estúpidas! ¡Parecéis Penélope Cruz cuando intenta ser #AudreyHepburn! Una mujer es un hombre horrible, por no hablar de su homólogo a la inversa.Eso sí, fue un honor conocer a la maravillosa Rebeca Grynspan, Secretaria Gral. de Iberoamérica, que irrumpió en la superficialidad onírica de la velada y levantó al auditorio con su chispa latina, su elegancia y su cacumen: "Las mujeres no somos una vulnerabilidad, nosotras no somos un problema a resolver, las mujeres somos la SOLUCIÓN" , dijo, rebosante de cordura.

#MonicaOriol, sin mala intención, se ha convertido en el paradigma de la #MujerHombruna y no sabe que la feminidad es lo más inteligente que habría en ella, su singularidad y su eficiencia, e incluso su única posibilidad de competir y de ganar, de brillar en un liderazgo distinto al tradicional basado en la creatividad, la comprensión, la intuición y la empatía…

¿Y qué decir de la madre y la vida laboral? Permítanme que les aburra un poco más:

La maternidad es el crisol donde se cuece_para bien o para mal_ el alma conservadora; una madre sí que sabe las cosas que se deben conservar, porque no lo sabe ella, lo sabe el genio de la especie mamífera. Vuestra querida narradora, amigos, antes de ser madre vivía en una especie de sueño lúdico constante, en el que poco me importaba mi trabajo y apenas, sinceramente mi vida. Siempre fui una descreída…y lo soy pero…¡Oh cielos! Parirás y crearás un escenario lo más burgués posible para guarecer a tus crías del frío invierno_ igual que la loba_ y saldrás como ellas a la caza del sustento y ese será el único escenario realmente serio la tragicomedia de tu vida.

Una madre es una profesional multifoco repleta de aplicaciones descargables automáticamente donde destacan la resolución de conflictos y «feedback», frente a los hombres que acomplejados en todo lo referente a expresar sus verdaderos sentimientos son proclives a resolver los conflictos desde el silencio, lo que deviene en que el problema se enquiste y crezca.

Un reciente artículo de la reconocida publicación The Economist confirmó que el 80% de las decisiones de compra en países desarrollados son hechas por mujeres. Es prácticamente imposible que una empresa pueda ser exitosa en identificar los productos correctos para el mercado con sólo hombres a la cabeza, si la mayoría de las personas que van a elegir si adquirir o no ese producto son mujeres.

Y luego está lo de las malvadas…. Aunque está demostrado que la lucha por el poder y el cargo son prioridades mucho menos acusadas, en general, en las mujeres que en los hombres, el icono ochentero de la mujer-ambiciosa recién incorporada al mundo directivo tipo “Armas de mujer” nos dio tan mala reputación como Homer Simpson a los hombres con respecto al sofá, la tele y la cerveza. 


En fin, ya les dejo, … una vez tuve un novio tan aburrido (su aburrición era un arma blanca) que estando juntos en un lindo café se me olvidó su nombre para no lograr jamás acordarme de él…Siempre he creído que fueron los mecanismos de defensa de mi cerebro, los que arruinaron esa relación, previendo el coma al que me estaba induciendo el flemático muchacho.

3 comentarios:

Lo dice Diana Aller dijo...

Lejos de aburrir, es muy necesario concienciar en todo esto. De hecho aquí hay más de 20 artículos concentrados en uno ¡Bravo! Digo... ¡Brava!

Bertha dijo...

Jajajajajaja.. Muy bueno.

Sobre todo la parte de aburrimiento ...

Jajaja.. Yo ya llevo dos tandas seguidas de aburrimiento que ni me acuerdo del nombre...

Por otra parte, la falta de feminidad en la mujer empresaria se da porque si no, pareces debil... Obvio, yo no lo estoy defendiendo, es lo que veo...

La mujer tierna y que se arregla, vivaz y vestida de colorines, a veces representa una persona insegura y que está dispuesta a ser siempre rescatada...

Cuando una mujer o un hombre tiene poder y seguridad, no importa como vista ni se arregle. (Frase hecha por mi, lo pienso así)

De hecho, últimamente me encuentro muchos personajes profesionales que han venido de casual, limpios, a reuniones y auditorías, y han resultado mucho más profesionales y expertos que otros que vienen aburridamente encorbatados y grises.

Carlos Jiménez dijo...

es un artículo maravilloso! brillantemente bien explicado <3!