jueves, octubre 30, 2014

Radioshock con Alberto Lopez, Popy Blasco et Moi


"La radio de la España que interesa, de los scuppies y de los twees. La radio de la (Re)Generación. Una hora entre amigos al lado de los encantadores y brillantes Carla de La Lá y Alberto López, atados bien corto por la férrea mano de Popy Blasco, en esta inolvidable, creepy y spooky víspera del All Hallow's Eve......"

John Lenon Calzonazos, Lola Flores a la Ouija, Melani Monroe, los dientes amarillos, lo molestos que son los pobres, Placido, Magical Girl, Halloween, España y la sordidez... y mucho más. ¡Qué bien lo pasamos! Si quieres oírme, que sé que quieres, pulsa este link: RADIOSHOCK

viernes, octubre 10, 2014

Adivina quién viene a cenar


El otoño es mi estación claramente por ser la menos antiestética. Uno deja de ver lorzas, no hace frío, la temperatura es suave, sopla el viento y llueve aclarando los restos de pseudo-felicidad veraniega. Y es que, si la dicha es obligatoria en España, este hecho irrisorio encuentra su escenificación más gráfica en verano, donde estar triste o tener problemas es sinónimo de mala educación. En el verano español, estar solo, sin pareja, sólo puede redimirse haciendo compulsivamente viajes a las antípodas, deportes de riesgo y estando buenísimo. ¡No hay mundo para los viajes que tienen que hacer los solteros españoles cada verano para no ser socialmente decapitados por no ser felicísimos e interesantísimos!. ¿Tener arrugas, carencias afectivas, materiales o barriga en el verano español? ¡Ni hablar de eso! La gente se divorcia al llegar el otoño.. hasta el #ébola ha esperado al otoño para infectarnos.

Sabed amiguitos, que pretender un gozo constante tiene un precio muy alto y si no que lo digan las profesoras de niños pequeños que tras jornadas interminables impostando una sonrisa de oreja a oreja y cantando villancicos van directas al psiquiatra en cuanto suena el timbre.
Hay un tiempo de llorar y un tiempo de reir, tiempo de lamentarse y tiempo de bailar… como podemos leer en el Eclesiastés, uno de los libros más lúcidos e instructivos que todos tenemos en casa. 

En otoño el objetivo más importante es salvar dignamente la siguiente contradicción: “Ser felices aceptando que la felicidad no existe”. Para ello uno de los primeros pasos consiste en la aceptación madura y honesta de los acontecimientos que no se pueden cambiar. Lo que alimenta el sufrimiento o la ansiedad es precisamente huir de ellos, rechazarlos, temerles. Al sufrimiento hay que abrirle la puerta de casa de par en par y recibirle con seguridad y un coctel, sin aspavientos, como anfitriones de mundo que somos. 

Definitivamente, lo peor que puedes hacer cuando la pena llama a tu puerta es fingir que no ha llegado, y si es potente y terca y se empeña en entrar, te dejarás la piel forcejeando con ella para impedirle el paso.

¡Abre inmediatamente! Os garantizo que sólo se quedará un rato y cuanto más franca y sexy sea la sonrisa con que la recibas menos tiempo permanecerá. 

Una vez que la pena se ha sentado a tu mesa el protocolo es sencillo: tenedor y plato del pan a la izquierda_con "p" de Podemos y así no se te olvida_, cuchillo con el filo hacia adentro a la derecha y bla bla bla… la clave es no identificarte jamás con sus lamentos; te diga lo que te diga, escucharás con impasibildad cortés, sin dejar de atender porque sería una grosería pero sin identificarte en ningún momento con su queja, sus reproches ni su tesis, sea cual sea, porque tú no eres ella. 

Isabel Pantoja se llevará las manos a la cabeza pero es como lo cuento: Tú no eres tu pena, como tampoco eres tu alegría, ni tu coche nuevo, ni tu bolso de Prada, ni tu hijo recién nacido, ni las tarjetas B de Bankia….

Tú eres un interesante y profundo mar en calma donde poco importa el oleaje del viento azotando la superficie. Comprender esto y aprehenderlo te liberará de sufrir y de paso, de todo aquello que haces para evitar sufrir, ¿qué se yo? comer, fumar, beber, comprar…da igual.
¡Deja de identificarte con el monstruo! Tú no eres él: escúchale, observa sus debilidades con curiosidad, con cariño y condescendencia, conversa desapasionadamente con él sin comprometerte en nada ni emitir el menor juicio… Todo en clave de cortesía, delicadeza, empatía, gratitud, paciencia, confianza, ternura y amor, pero no hacia él, hacia ti mismo.
Aquí os dejo, queridos amigos, estos sabios consejos otoñales y orientales ¡A ver qué hacéis con ellos esta temporada! En invierno ya sé que cogeréis el plumífero.

lunes, octubre 06, 2014

La solución final


 
No saben lo que me he aburrido escribiendo esto…pero debía hacerlo. Como saben, esta semana el #Circulodeempresarios quedó abollado tras sentarse encima y cagarse en él su presidenta.

Conozco mujeres estúpidas. Podría decir que entre mis amigas hay un nutrido grupo de estúpidas y que verlas me hace sentir bien de alguna forma personal en cada uno de los casos. Y digo esto porque tengo comprobado que la mujer más estúpida de la tierra_tipo Mónica Oriol_puede ser enormemente eficaz, constructiva y hasta encantadora cuando se lo propone.

La igualdad de la mujer hoy es un tópico_un coñazo, vamos, tedioso hasta de pensar y esa es justamente una de las causas por las que no se defiende convenientemente y por las que se nos cuelan ideas y comentarios inaceptables por toda partes. Y por eso escribo esto machaconamente, a riesgo de cansarles a todos.

La semana pasada asistí a los premios FEDEPE a las mujeres empresarias y fue un rollo macabeo, una reunión muy masculina, muy #MonicaOriol, en un lugar masculino también, institucionalidad ramplona programada con poca pasión y aun menos presupuesto…¡Qué pesaditas! ¡Qué enorme falta de Swing, hijas!

Y es que arrastramos un complejo profesional y estético de ser mujer en todo lo relacionado con la ciencia, la empresa y el desarrollo donde todo lo intelectual tiene que ser formalmente masculino… ¡Estúpidas! ¡Parecéis Penélope Cruz cuando intenta ser #AudreyHepburn! Una mujer es un hombre horrible, por no hablar de su homólogo a la inversa.Eso sí, fue un honor conocer a la maravillosa Rebeca Grynspan, Secretaria Gral. de Iberoamérica, que irrumpió en la superficialidad onírica de la velada y levantó al auditorio con su chispa latina, su elegancia y su cacumen: "Las mujeres no somos una vulnerabilidad, nosotras no somos un problema a resolver, las mujeres somos la SOLUCIÓN" , dijo, rebosante de cordura.

#MonicaOriol, sin mala intención, se ha convertido en el paradigma de la #MujerHombruna y no sabe que la feminidad es lo más inteligente que habría en ella, su singularidad y su eficiencia, e incluso su única posibilidad de competir y de ganar, de brillar en un liderazgo distinto al tradicional basado en la creatividad, la comprensión, la intuición y la empatía…

¿Y qué decir de la madre y la vida laboral? Permítanme que les aburra un poco más:

La maternidad es el crisol donde se cuece_para bien o para mal_ el alma conservadora; una madre sí que sabe las cosas que se deben conservar, porque no lo sabe ella, lo sabe el genio de la especie mamífera. Vuestra querida narradora, amigos, antes de ser madre vivía en una especie de sueño lúdico constante, en el que poco me importaba mi trabajo y apenas, sinceramente mi vida. Siempre fui una descreída…y lo soy pero…¡Oh cielos! Parirás y crearás un escenario lo más burgués posible para guarecer a tus crías del frío invierno_ igual que la loba_ y saldrás como ellas a la caza del sustento y ese será el único escenario realmente serio la tragicomedia de tu vida.

Una madre es una profesional multifoco repleta de aplicaciones descargables automáticamente donde destacan la resolución de conflictos y «feedback», frente a los hombres que acomplejados en todo lo referente a expresar sus verdaderos sentimientos son proclives a resolver los conflictos desde el silencio, lo que deviene en que el problema se enquiste y crezca.

Un reciente artículo de la reconocida publicación The Economist confirmó que el 80% de las decisiones de compra en países desarrollados son hechas por mujeres. Es prácticamente imposible que una empresa pueda ser exitosa en identificar los productos correctos para el mercado con sólo hombres a la cabeza, si la mayoría de las personas que van a elegir si adquirir o no ese producto son mujeres.

Y luego está lo de las malvadas…. Aunque está demostrado que la lucha por el poder y el cargo son prioridades mucho menos acusadas, en general, en las mujeres que en los hombres, el icono ochentero de la mujer-ambiciosa recién incorporada al mundo directivo tipo “Armas de mujer” nos dio tan mala reputación como Homer Simpson a los hombres con respecto al sofá, la tele y la cerveza. 


En fin, ya les dejo, … una vez tuve un novio tan aburrido (su aburrición era un arma blanca) que estando juntos en un lindo café se me olvidó su nombre para no lograr jamás acordarme de él…Siempre he creído que fueron los mecanismos de defensa de mi cerebro, los que arruinaron esa relación, previendo el coma al que me estaba induciendo el flemático muchacho.