viernes, septiembre 06, 2013

Let's Make Love



El verano de Vivaldi, esa pieza tan cheesy, me sigue emocionando. Y lo bien que lo hacemos todo las rubias...

¿Sabías que los delfines son tiburones gays?_esta frase pertenece al personaje Brittany S. Pierce, la típica rubia tonta, en la serie de televisión Glee. Por lo demás, se comporta de una manera bastante  infantil y, por qué no decirlo: tonta.

La popular cantante country Dolly Parton, consciente de las características atribuidas a mujeres como ella publicó un hit en 1967 llamado Dumb Blonde. Aunque la letra de Parton hacía mención del estereotipo, empezaba con... "Solo porque soy rubia, no creo ser una tonta porque esta rubia tonta no es ninguna idiota" (just because I'm blonde, don't think I'm dumb 'cause this dumb blond ain't nobody's fool). También dijo no sentirse ofendida por "los chistes de rubias porque no soy tonta, tampoco soy rubia" (all the dumb-blonde jokes because I know I'm not dumb. I'm also not blond).

Un estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y la Universidad de California publicó en 2010 que aquellas que se decoloraron el cabello_las rubias de bote_ tienden a adoptar la misma actitud que las rubias naturales y por lo mismo a beneficiarse de idénticas prerrogativas.

El término rubia tonta hace referencia a un arquetipo de mujer de cabellos dorados, atractiva, muy preocupada por su aspecto y materialista, pero de poca inteligencia y sentido común. Dicho estereotipo ha sido utilizado como recurso literario, cinematográfico y, por supuesto, cómico tanto en chistes como en la cultura popular.

La expresión podría haber nacido a raíz del éxito de la novela de 1925 de la escritora alemana Anita Loos. Se ha especulado un origen anterior, en las antiguas Grecia y Roma, culturas para las cuales los pueblos del norte de Europa —en los que más incidencia tiene el blondismo— eran bárbaros, seres iletrados; muy alejados entonces de la sofisticación mediterránea.

Numerosas actrices han interpretado en alguna ocasión el papel de rubias tontas, incluyendo a Marilyn Monroe, Brigitte Bardot, Jean Harlow, Jayne Mansfield, Marie Wilson, Judy Holliday (premiada en Academy Award por su papel en Nacida ayer), Suzanne Somers (principalmente por su papel de Chrissy Snow en Apartamento para tres) o Goldie Hawn. La película Legally Blonde protagonizada por Reese Witherspoon profundizaba el estereotipo como parte central de la trama.

Para los que aún lo dudáis, científicos de todo el globo_varones, heterosexuales y de cabellos oscuros enmarcando una inteligente y blanca tez_han demostrado que  no existe relación alguna entre el color de la melena y el cociente intelectual. También aseveran que la media de las mujeres rubias no es inferior a la media del total.

Un dato para tomar en consideración: si bien los hombres las perciben como menos profesionales e intelectuales, al final resulta que, de acuerdo con los datos de la Universidad de Queensland, las rubias ganan más dinero en el trabajo ¿en qué se basan los hombres (los que más puestos directivos ocupan) para fijar los sueldos de sus empleadas?

Otro dato: L’Oréal Professionnel publicó en S de El país, un entretenido estudio, que explica interactivamente como nos ven los hombres a través del color de nuestro cabello; de él se desprende que las morenas son percibidas como más sensatas, prudentes, elegantes, intelectuales, profesionales y sofisticadas y seguro que más buenas, pero los hombres insisten, ellos para enamorarse y para trabajar a su lado, las prefieren rubias.

No hay comentarios: