sábado, septiembre 28, 2013

Sexo, oxidante y fantasía

El mundo es muy ingrato con el barrio de salamanca. Lo tachan de aburrido  y pacato cuando es sorprendente y salvaje. Dejad volar vuestra imaginación, liberadla de prejuicios y dogmas…
En Malasaña o sus homólogos,  la gente es tan corriente y natural, que los comercios se ven obligados a vender camisetas con insólitas estampaciones y provocativos mensajes verbales y o gráficos, para singularizarse unos de otros consiguiendo precisamente el efecto contrario…Cientos de miles de tendencias proliferan como la gripe en los barrios “hipsters”. Entre mustachos, keepcalms y borsalinos, sus laboriosos  habitantes se esfuerzan en ser distintos, extraordinarios, fracasando (había escrito fracansando…) en su empeño una y otra vez. No hay cosa menos moderna que ser moderno.
En el ritmo vertiginoso en que nos ha tocado vivir, a esta, la generación de Internet, ser early adopter es equivalente a ser clásico. E increíblemente, ser Laggard es sinónimo de innovación.
Fuente inagotable de placer e inspiración, vivo en el barrio de salamanca desde hace más de  15 años_restando los casi 2 en Barcelona (pero no abramos hoy, ese dulce melón, a ver si nos vamos a empachar)_ y lo que voy a decir no me ofrece la más mínima duda: en este barrio, la gente está loca, loca de amor, de estrés, loca de familia, de toda la vida, loca de libro, loca de deseo…loca de principios y loca al fin.
Como sabéis, aquí  las chicas mayores de 30, son rubias, lo que seguro que no sabéis es que todas, absolutamente todas las mujeres de la zona, menos esta que escribe, están embarazadas o en estado y yo, en estado de shock cada vez que piso la calle y lo compruebo estuporosa: “Dime Oh Dios, si mis ojos embarazadas miran o si la embarazada está en mi mente y mis ojos la ven doquier que giran”… Entre las cuatro paredes  de o'donnell , maría de molina, castellana y francisco silvela, todas rubias y embarazadas. Nunca falla, entre mis amigas y conocidas, sólo una vive en este particular enclave: por supuesto, es rubia y está embarazada.
Pero, pasemos a la casuística; vuestra querida narradora, cansada de no entender la fenomenología entorno al decolorado y el barrio de salamanca, experimentó en su propia melena, como ya hiciera antes otro amante del saber y la verdad: el Dr Jekyll  ¿Tendrá alguna influencia la decoloración capilar con oxidante de 20 a 40 volúmenes sobre la fecundidad, desconocida hasta este instante  y jamás publicada en revista científica alguna? ¿Por qué no?
La mujer en el barrio de Salamanca, esa rubia gazmoña y santurrona, de blusa y vaqueros planchados con raya, está despepitada: cachonda, vamos. Ahhh…Cuánto bien ha hecho la crisis a nuestra vetusta demografía y a nuestros ajados índices de natalidad… y es que, ante todo, la mujer en este barrio carece de recursos con los que combatir el aburrimiento cuando no hay recursos para salir de compras y a cenar…
En otros sitios, ante las vacas flacas, las mujeres leen o ven la televisión, las modernas, por ejemplo, tocan el ukelele, hacen Knitting, cupcakes, escriben comics…y  además se desfogan yendo en bici a todas partes…Aquí, las mujeres no leen poesía y mucho menos la escriben; las chicas de mi barrio sólo tienen un libro “50 sombras de Grey” y con la crisis se han entregado al sexo, sin recato.
Y en todo este desenfreno, amigos, ¿Qué papel juega la apertura de la flamante y palmaria Abercrombie and Fitch en plena Plaza del Marqués de Salamanca? Caminando por Ortega y Gasset, veo que ahora, al portero que adorna la tienda, un Kent cachísimas, como cincelado por Fidias, que apenas alcanza el derecho al voto, le han quitado la camisa, en plan torso salvaje y muy toro salvaje… No quiero seguir mirando pero lo sé….Ya pueden tomar micebrina los atenazados maridos de las mujeres que por  aquí transitan. Y no precisamente una al día.
Caminando por la “Milla de oro”_ese nombre claramente lo inventó Gunilla von Bismarck_ me cruzo con una vecina_rubia y embarazada, por supuesto_que lleva de una mano una niña de 3 años y con la otra mano empuja un carrito gemelar con otros 2 mofletudos bebés ¿Qué pretende? ¿Batir un record de la mujer que más hijos tiene en un lustro? ¿No os parece esto atrevido?¿No os parece arty?¿No os parece moderno?
5 minutos después veo dos colegialas de uniforme de unos 13 años tocando en la calle instrumentos de orquesta sinfónica, una el Oboe y la otra un clarinete…. Ya en Velázquez, veo  un hombre empujando 2 coches a la vez, como si se le hubieran calado ambos…y poco después me cruzo con un señor que avanza desorientado con 2 maletas de Gucci, abiertas, pues revientan de lo llenas que van de su propia ropa: salen mangas de camisas de doble puño y corbatas…de entre las cremalleras…como si su rubia mujer le acabara de echar a la calle, probablemente por no rendir, como es debido…"No se lo tome a mal, caballero,…que está embarazada”… 
Al entrar en mi calle, las ancianas se abrazan bajo los soportales, las sombrillas de las terrazas empiezan a volar apocalípticamente y lo más sorprendente de todo: empieza una tormenta….Por fin otoño.

domingo, septiembre 15, 2013

Dressed to Kill




Hoy, en el intercambio dominguero de niños, mi exmarido, sin previo aviso, es decir: a traición, me ha presentado a su novia formal y esto me ha hecho pensar en cosas tan comunes y poco discutidas comunmente, como la competitividad, la autoimagen, el falso self e incluso la dismorfofobia, peliagudos asuntos sin duda, que no veo inconveniente en poner sobre la mesa aquí.

Vuestra sufrida narradora, como supondréis, había imaginado o recreado ese momento muchas veces, pero nunca tal como sucedió _o eso creo. Fantaseaba, en un intento autoprotector y compensatorio, atravesar algún día esa salutación, radiante, feliz, bien peinada, maquillada y llena de oropeles; transmitiría satisfacción, por mi nueva vida, madurez, lo que confirmaría_sobre todo a mi misma_que no tomo decisiones a la ligera, encanto_porque una exmujer tiene que proyectarse encantadora a todas las mujeres de la familia de su exmarido, sobre todo a su nueva pareja y lo más importante: guapa y esto no puedo saber por qué.

Dicen que una mujer no puede estar literalmente hasta los cojones y estoy de acuerdo, pero una madre_y lo saben las madres_una madre sí que puede. Este findesemana, ha sido uno de esos revueltos, de niños otoñales especialmente retadores,y yo, dandolo todo  para preservar la paz, el orden y la armonía de mi hogar de acuerdo a las enseñanzas conductistas de B.F. Skinner y supernanny; después de dejarme los pulmones respirando más hondo que allá donde yace titanic, despúes de renunciar cada segundo a la natural asertividad que te precipita a atacar al que te ataca o al menos a huir de ellos…he conocido a la novia formal de mi ex, fresca, tranquila, en calma, irradiando higiene física y mental por cada uno de sus poros_que imagino_ perfumados.

Cuando los niños de 5 años gritan hasta colapsarte el tímpano sólo antes que el martillo, el yunque y el estribo, uno debería poder asesinarlos, uno debería asesinarlos, pero no puede, uno, o mejor dicho una, debería tener el derecho a salir corriedo o autoevacuarse. Ah…la maternidad, es bien distinta…siempre, digan o hagan lo que sus pequeñas mentes psicópatas improvisen, tu actitud ha de ser la misma, contención, suavidad y comprensión. 



A mí, como a todo individuo no masoquista, lo que me pasa cuando los niños se portan mal, cuando me trago con patatas mi natural forma de expresión, cuya finalidad no es otra que comunicar mis verdaderos sentimientos o defender mi legítimo derecho a la paz y al silencio, se apodera de mí, un estado interior de ansiedad y rabia. Así las cosas,  llega mi ex para dar un paseo a sus hijos, bajo a entregárselos, pensando casi en echarme a llorar a sus brazos con la nariz roja como un pimiento, cuando detrás de él, ¿queréis creerlo? emerge, como aparición mariana, dispuesta a revelarme algún mensaje trascendente, su novia. A mí, la pecadora, la contracorrientes y justo hoy.

Mi penoso estado emocional inmediatamente anterior al encuentro ya ha sido descrito, pero ¿y el físico? Queridos amigos, mi atuendo, hoy día mariológico, mi atuendo era y sigue siendo contrario a los ideales, normas, modelos, estatutos de la sociedad o a la autoridad de cuantos maestros en el arte del aparentar se hayan paseado por el mundo, lo reconozco. Porque si existe un outfit de inestable de libro y trastorno de la personalidad sin cura, ese es el que llevaba justo hoy.

Cuando comprendí que no era la virgen de Fátima que venía a salvarme sino la novia de mi exmarido, que salía de paseo con mis hijos, perfectamente trajeada, pero sin estridencias, perfectamente pintada, pero sin rastro de maquillaje, perfectamente peinada, pero modesta, cabello castaño, natural, de coleta_tan Lourdes Montes, por cierto_perfectamente guapa, sin sexapiles desmesurados, perfectamente classy, pero de izquierdas, ¡perfecta!

No sé en qué momento saludé, ni de qué modo_mariológico también_me escabullí. En el espejo del ascensor vi a una treintañera insólita, cínica, pero aniñada y con flequillo, desmelenada y exageradamente retro, vestida de riguroso y desconcertante negro para ir tan rubia, con un vestido quizá muy pueril…y una expresión entre ladina y tierna: yo misma.

Qué maravillosamente liberador cuando uno sólo puede proyectar lo que uno es.

miércoles, septiembre 11, 2013

Mauthausen Beauty

Hay que ver este video como cuando se pegaban una foto en la nevera los gordos de los 90. Este look #Konzentrationslager, como una Sinead o'Connor de Disney Channel es ilegítimo y la provocación a la moralidad americana muy Clan Tv, pero qué mona.

lunes, septiembre 09, 2013

Que te vaya bonito

La buena vida no es sólo cuestión de suerte, requiere bastante audacia, fortaleza, modestia y mucho humor; se me ocurren más de 100 consejos para ti:
  1. Desdramatiza.
  2. Cuestiona la opinión de la gente, aunque sea buena gente.
  3. Cuestiona  lo que dice la familia, aunque te quiera.
  4. Cuestiona tu propia opinión.
  5. Vive estéticamente, aunque estés solo.
  6. Deja la cafeína y la píldora anticonceptiva, son tóxicos psicológicos.
  7. Modérate comprando, comiendo, creando, fumando, bebiendo, conduciendo, hablando, trabajando, pensando, adorando, creyendo, siendo…
  8. Hazlo tú mismo.
  9. No subestimes tus capacidades, muy al contrario.
  10. No sobreestimes la inteligencia de los demás.
  11. No sobreestimes la bondad de los demás.
  12. No sobreestimes tu necesidad de los demás.
  13. No sobreestimes a los demás.
  14. Hazlo siempre lo mejor que puedas: “Que todos hagan la cama como tú en el mundo”. ¿Qué resultaría?
  15. Haz deporte, camina a diario. Mantente en óptimas condiciones físico-estéticas.
  16. No te indignes, es lo más ridículo que puede hacer una persona mayor de 5 años.
  17. Si no puedes cambiarlas, ni marcharte, acepta las reglas como en un juego. Sonriendo.
  18. No bebas con la cuchara dentro, que te la vas a tragar.
  19. Sonríe y sé gentil, siempre.
  20. El enfado, el reproche  y la confrontación solo en la intimidad. Sólo para relaciones sólidas e importantes.
  21. Hasta los treinta, hay que ser curioso, incrédulo.
  22. A partir de los 40 no tanto.
  23. Confía en la intuición. No es magia. Es que lo has visto antes.
  24. Confía en la gente. Es previsible, como tú.
  25. Observa a la gente,  conoce a la gente, el secreto está en los detalles y los gestos “sin importancia”.
  26. Practica mucho sexo siempre que puedas. Sin vergüenza, sin pudor y sin control.
  27. Come lo que te guste, aunque sea veneno.
  28. En la veintena, mejor grosero que responsable.
  29. En la treintena, mejor sexy que elegante.
  30. A los cuarenta, mejor bueno que inteligente.
  31. A los cincuenta, mejor divertido, que bueno.
  32. A los sesenta, peor.
  33. No te des importancia. No eres relevante y te vas a morir.
  34. Sé guapo y si no puedes al menos créetelo.
  35. Piensa que eres muy fuerte. Fortísimo.
  36. Haz lo que quieras, pero piensa antes muy bien lo que quieres.
  37. Siempre a máximos.
  38. Pide sin parar.
  39. Se generoso.
  40. Rodéate de personas que te hacen sentir bien.
  41. Rodéate de personas inteligentes y aprende.
  42. Rodéate de personas bellas y disfruta.
  43. No contrates una asistenta bella.
  44. No salgas con alguien que tiene más problemas que tú.
  45. No te emparejes con un hiposexual.
  46. Rodéate de personas eficaces.
  47. Rodéate de personas que viven con rectitud o al menos se lo creen.
  48. Rodéate de objetos personales y hermosos.
  49. Rodéate de flores.
  50. Disfruta de la conversación de cualquiera.
  51. Inestables, inmaduros emocionales, drogadictos, anhedonicos y tontos, lejos.
  52. Si vas a mentir, hazlo con Arte, sobre todo cuando te mientas a ti mismo.
  53. Se irreverente.
  54. Pregúntate qué es lo que te hace sentir mal (la primera respuesta es una trampa).
  55. Perdónate, compréndete, dispénsate toda la consideración de que seas capaz.
  56. No hagas conjeturas.
  57. No te tomes nada personal. No existe el enemigo.
  58. Se impecable con la lengua, cuando  hables.
  59. No a las drogas.
  60. No imites, no copies. Hazlo como se te ocurra a ti.
  61. No pidas consejos sentimentales, jamás; y mucho menos a obtusos.
  62. No des consejos si no te los piden formalmente.
  63. No des tu opinión personal si no te la piden formalmente.
  64. No des tu opinión personal si no te pagan.
  65. No des tu opinión personal si no te pegan.
  66. No des tu opinión personal si es ofensiva.
  67. No des tu opinión personal.
  68. Si parece que pasa de ti es que pasa de ti.
  69. Si no te busca es que pasa de ti.
  70. Si te dice que pasa de ti es que pasa de ti.
  71. Si es gay, pasa de ti.
  72. Pasa de quien pasa de ti.
  73. Se proactivo en todo lo bueno: el amor, el sexo, la risa, el vino.
  74. No seas sumisa, no esperes a que él lo decida.
  75. Si te atacan, defiéndete con fuerza.
  76. Vigila a dónde se dirige tu agresividad que ni se crea ni se destruye, se transforma…
  77. Canaliza tu agresividad en los negocios, en el gimnasio, en la cama.
  78. Se asertivo.
  79. No guardes rencor. Nadie es responsable de lo miserable que es.
  80. No seas machista, no esperes a que él te lo pida.
  81. Sé machista, que te lleve la maleta.
  82. Si no eres un genio, asume las normas y síguelas.
  83. No hables demasiado con tu pareja, ni con nadie, ni siquiera contigo misma.
  84. Píntate esos labios. Sólo se te ve la nariz.
  85. A partir de los 30 no lleves coleta sin maquillaje, hace cara de rodilla.
  86. A partir de los 30 no lleves coleta sin flequillo, hace cara de rodilla.
  87. No vivas el presente, ni el pasado, ni el futuro.
  88. Vive tu propia ensoñación.
  89. Lee.
  90. Cuida  enormemente a tu familia. Sin reparar en gastos ni esfuerzos.
  91. Cuida enormemente a tus amigos. Sin reparar en gastos ni esfuerzos.
  92. Quienes te cuidan sin reparar en gastos ni esfuerzos, son tu familia y tus amigos.
  93. Acepta que la mayoría de la gente no es tu amiga, sólo es dependiente.
  94. Abre los ojos.
  95. Toca un instrumento. Canta. Baila.
  96. Especialmente si eres Hombre, sé hombre!
  97. Mantén el orden.
  98. No te preocupes.
  99. Ten jeta.
  100. Siempre alegre.
  101. Vive sin miedo. Decidido,  audaz. Te vas a morir igual.
  102. No seas conservador con el pelo, crece.
  103. Acepta que no eres necesario.
  104. Se compasivo.
  105. Se amable. Trata a las personas con cariño, respeto y humor, principalmente a tu persona.
  106. Sé humilde, aunque no lo aparentes.
  107. Aparenta ser humilde, aunque no lo seas.
  108. Agradece tu suerte.
  109. Disponte a cambiar de opinión ágil, deportívamente.
  110. Ten perro.

viernes, septiembre 06, 2013

Let's Make Love



El verano de Vivaldi, esa pieza tan cheesy, me sigue emocionando. Y lo bien que lo hacemos todo las rubias...

¿Sabías que los delfines son tiburones gays?_esta frase pertenece al personaje Brittany S. Pierce, la típica rubia tonta, en la serie de televisión Glee. Por lo demás, se comporta de una manera bastante  infantil y, por qué no decirlo: tonta.

La popular cantante country Dolly Parton, consciente de las características atribuidas a mujeres como ella publicó un hit en 1967 llamado Dumb Blonde. Aunque la letra de Parton hacía mención del estereotipo, empezaba con... "Solo porque soy rubia, no creo ser una tonta porque esta rubia tonta no es ninguna idiota" (just because I'm blonde, don't think I'm dumb 'cause this dumb blond ain't nobody's fool). También dijo no sentirse ofendida por "los chistes de rubias porque no soy tonta, tampoco soy rubia" (all the dumb-blonde jokes because I know I'm not dumb. I'm also not blond).

Un estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y la Universidad de California publicó en 2010 que aquellas que se decoloraron el cabello_las rubias de bote_ tienden a adoptar la misma actitud que las rubias naturales y por lo mismo a beneficiarse de idénticas prerrogativas.

El término rubia tonta hace referencia a un arquetipo de mujer de cabellos dorados, atractiva, muy preocupada por su aspecto y materialista, pero de poca inteligencia y sentido común. Dicho estereotipo ha sido utilizado como recurso literario, cinematográfico y, por supuesto, cómico tanto en chistes como en la cultura popular.

La expresión podría haber nacido a raíz del éxito de la novela de 1925 de la escritora alemana Anita Loos. Se ha especulado un origen anterior, en las antiguas Grecia y Roma, culturas para las cuales los pueblos del norte de Europa —en los que más incidencia tiene el blondismo— eran bárbaros, seres iletrados; muy alejados entonces de la sofisticación mediterránea.

Numerosas actrices han interpretado en alguna ocasión el papel de rubias tontas, incluyendo a Marilyn Monroe, Brigitte Bardot, Jean Harlow, Jayne Mansfield, Marie Wilson, Judy Holliday (premiada en Academy Award por su papel en Nacida ayer), Suzanne Somers (principalmente por su papel de Chrissy Snow en Apartamento para tres) o Goldie Hawn. La película Legally Blonde protagonizada por Reese Witherspoon profundizaba el estereotipo como parte central de la trama.

Para los que aún lo dudáis, científicos de todo el globo_varones, heterosexuales y de cabellos oscuros enmarcando una inteligente y blanca tez_han demostrado que  no existe relación alguna entre el color de la melena y el cociente intelectual. También aseveran que la media de las mujeres rubias no es inferior a la media del total.

Un dato para tomar en consideración: si bien los hombres las perciben como menos profesionales e intelectuales, al final resulta que, de acuerdo con los datos de la Universidad de Queensland, las rubias ganan más dinero en el trabajo ¿en qué se basan los hombres (los que más puestos directivos ocupan) para fijar los sueldos de sus empleadas?

Otro dato: L’Oréal Professionnel publicó en S de El país, un entretenido estudio, que explica interactivamente como nos ven los hombres a través del color de nuestro cabello; de él se desprende que las morenas son percibidas como más sensatas, prudentes, elegantes, intelectuales, profesionales y sofisticadas y seguro que más buenas, pero los hombres insisten, ellos para enamorarse y para trabajar a su lado, las prefieren rubias.

miércoles, septiembre 04, 2013

Creepy as Hell



5 niños prodigio guitarristas coreanos bien valen por un niño prodigio mexicano torero.

Como si fueran lunáticos, evito la compañía de las personas excesivamente cautelosas. Si el mundo estuviera poblado por ellos, no existiría el genio, la inspiración, no habría amor. Se dice que la infancia es la patria del hombre:  ¡regresemos!. Y así,  amenizados, por las formas más burguesas de pataleta, por el “discreto encanto” de nuestros ridículos desajustes cotidianos, olvidaremos la muerte, el verdadero adiós, el desamor, la enfermedad, el dolor físico, la insignificancia, el declive que pronto vamos a experimentar.

Los niños viven en un estado de consciencia plena que envidio y admiro e intento replicar; atentos a lo que pasa, cada segundo, reaccionan con una naturalísima asertividad. Son pequeños psicópatas, creativos, divertidísimos, capaces de agredirte por una piruleta,  dispuestos a entregarte impúdicamente todo su amor si les gusta tu pelo o como hueles. Los niños te abrazan con los brazos y las piernas. Los niños reconocen a la gente que vale. Ellos saben quién tiene swing…

Cuando se acaba la infancia, entramos en la cinta en movimiento del aeropuerto, como maletas, donde moverse  no cambiara en nada la trayectoria ni el destino. Las preocupaciones y pavores por el futuro, la inquietud, el temor a la catástrofe son miedos fundados, realistas. Los males existen y todos nos van a ocurrir, uno por uno, sin remedio. Hay tiempo y espacio suficientes en la vida, para que las permutaciones de la fatalidad se ceben contigo, con la gente que amas y con cada uno de tus vecinos.

Así las cosas,  la seriedad y la prudencia son ridículas e inadecuadas. La madurez es una chapuza, un módico parche que conduce a la amargura. Se nos educa para contener el sentimiento y evitar su exteriorización, habrá que dominarla y almacenarla para utilizarla más tarde de manera sintética: hay que fingir alegría, ocultar el enfado, omitir el deseo, la rabia, el hambre, hay que esconder la agresividad. La madurez produce ansiedad, neurosis e incluso cáncer. Algo peor: la madurez te afea.

Los sentimientos humanos tan devaluados por la religión y la psicología del s.XX, nuestras pequeñas o lorquianas miserias son lo único que nos hace Hombres. Contemporizar es empezar a morir, perdonar es querer poco. Necesitamos no ser tan condescendientemente tolerados, para espabilar.

Vivamos con alegría nuestro melodrama de poca monta en el cosmos, pero con gran propagación en nuestro barrio, entre amigos, entre  títulos, másters, idiomas, bolsos de marca, complejos judeocristianos, pequeñas pasiones progresistas mal hilvanadas, viajes, y dolientes relaciones sentimentales donde nadie conoce bien las llagas de los demás, aunque se intuyan cubiertas por variadísimos modelos de Inditex.

¡Adelante!, no actúes como si fueses a existir 10.000 años; huye de tu intrascendencia. Tanto cuidado, dadas las circunstancias, es de una ingenuidad soporífera. ¡No vivas de rodillas!, disfruta cada segundo del “monstruo” que hay en ti, lo único que en ti es Hombre.