domingo, agosto 18, 2013

Descubra si es usted tonto del culo


Todos llevamos un tonto dentro. Un botarate que se hace presente pocas veces en algunos casos y en otros domina la personalidad y se enseñorea de aquel que habita.
Este fenómeno se da en todos los estratos de la sociedad y en cualquier ámbito cultural del mundo; allá donde se posen tus ojos, hay tontos.
No confundamos tontería con buen o mal gusto o buen o mal funcionamiento. Y no mezclemos con lo del buen o mal corazón. La estulticia responde a una serie de características, cualidades y motivaciones muy concretas que vamos a analizar. 
Si te descubres enojado por la estupidez del vecino, no seré yo quien te juzgue, pero recuerda que nos irrita aquello en lo que por alguna razón nos sentimos identificados, y cuanto más aludidos, más nos irrita.
Aquí podrás encontrar las conductas, acciones o comportamientos propios del necio, el gilipollas, el idiota y hasta el imbécil. Se valiente, y analiza si tu nivel es corregible o si por el contrario eres un obtuso irreparable:
  • El tonto dice lo que piensa, se diferencia del inteligente, en que lo hace sin conocer ni siquiera sospechar, las consecuencias ni como sus opiniones pueden alterar el entorno.
  • El tonto no tiene humor.
  • El tonto opina rápido, piensa rápido, decide rápido, lee rápido: las ideas, siempre provenientes del exterior, penetran por sus sentidos y atraviesan su hueca mollera como flechas, sin encontrar resistencia alguna que amerite reflexión.
  • Los sentidos del tonto son agudos. Son seres hiper-alerta, prestos a responder sobre los extremos más prosaicos, aunque útiles: la hora, la temperatura, la programación televisiva, la fecha y los días festivos, la farmacia de guardia, el precio de la cesta de la compra, el nombre del último antiviral en el mercado de la gripe…
  • Un tonto bien manejado es como tener un ipad.
  • El tonto, no es responsable, aunque pueda impostar diligencia en los asuntos más fútiles para compensar su falta de chicha.
  • El tonto siempre se lleva el trozo más grande de la tarta, como una bestiecilla callejera.
  • El tonto es ingenuo como un niño, pero con muchos pelos.
  • El tonto habla de más, traiciona, en primer lugar a sí mismo. El tonto no es de fiar.
  • El tonto no tiene opinión, aunque defiende con pasión las teorías de los demás sin saberlo.
  • El tonto es incoherente: las ideas que cree suyas las ha tomado aleatoriamente de las fuentes que se ha ido encontrando, su ideario es como una ensalada repleta de variadas frutas y verduras de temporada, aunque difícilmente combinen entre sí.
  • El tonto es vulgar, doméstico, no existe en él la capacidad de crear pensamiento ni descubrir camino alguno de interés en ningún aspecto.
  • El tonto es aburrido, incluso para otros tontos como él o más.
  • El tonto miente, aun no se ha descubierto si es por su  ineptitud para asimilar, retener y relacionar los elementos o si ha desarrollado tan linda cualidad como mecanismo rápido y animal de defensa, a sabiendas de su desventaja intelectual.
  • El tonto no es trigo limpio, la misma frutería de promoción que lleva por cerebro, le ha impedido construir una conciencia o moral mínimamente elevada o digna.
  • El tonto es grosero por naturaleza  y la mayoría de las veces imprevisible ya que su conducta no responde a ningún fenómeno racional; cuidado con el tonto.
  • El tonto no entiende ni papa.
  • El tonto puede triunfar en las discusiones o debates, no por su argumentario, ni su dialéctica, sino precisamente por su falta de empatía, rigor y delicadeza.
  • El tonto no se avergüenza, no conoce el ridículo; mejor, no te midas con un tonto.
  • El tonto copia, replica, pero lo hace mal.
  • El tonto no se exige mucho pero afortunadamente para él, casi todo el resto de sus congéneres también son tontos.
  • El tonto no es sexy, la tonta sí. (Este hecho merece un post particular).
  • Un tonto si sale dócil, acatará la normativa vigente, será políticamente correcto, incluso religioso y llevará una vida sin sobresaltos, una buena vida, aunque esto no obedece en ningún caso a una gestión madura ni ética de los acontecimientos.
  • Un tonto dócil o religioso es una bendición, lo malo, el verdadero cáncer es el tonto con iniciativa. Todos los males del mundo, la auténtica devastación de la sociedad es y ha sido a lo largo de la historia producto de iniciativas estúpidas. El tonto, cuando sale inquieto, debiera recibir la atención de un psiquiatra y hacer mucho deporte y muchos puzles de 4000 piezas. Desafortunadamente para todos, hasta la fecha, el tonto proactivo, se hace terrorista o político.
  • El tonto es feo: para ser bello y atractivo es necesario el brillo de la inteligencia en la mirada.
  • Bien aconsejado, el tonto,  puede ser modelo de elegancia. Para tener un porte verdaderamente aristocrático viste mucho, cierto grado de retraso mental. Y a la inversa, la mucha inteligencia produce un aspecto irremediablemente burgués.
  • El tonto no entiende de Arte, pero visita Arco_para disfrutar de Arco (fuera de la industria, por supuesto)  lo único indispensable es no entender de arte o ser tonto.
  • El tonto puede ganar mucho dinero.
  • El tonto es muy listo.

No hay comentarios: